Seis consejos para aliviar el dolor lumbar durante el embarazo

Seis consejos para aliviar el dolor lumbar durante el embarazo
A medida que el feto crece gradualmente, algunas mujeres embarazadas pueden experimentar dolor lumbar, lo que puede afectar seriamente la vida diaria y el trabajo. ¿Cómo se puede aliviar el dolor lumbar al final del embarazo?

Primero, es importante comprender que el dolor de espalda relacionado con el embarazo está influenciado por los niveles hormonales. En las últimas etapas del embarazo, los niveles hormonales aumentan, lo que suaviza los ligamentos pélvicos, relaja los músculos, aumenta la curvatura de la columna y hace que las mujeres embarazadas sean más propensas a sufrir dolor lumbar. Además, a medida que el vientre crece, muchas mujeres embarazadas, sin saberlo, inclinan los hombros y la cabeza hacia atrás para mantener el equilibrio, lo que puede tensar los músculos de la espalda baja con el tiempo y provocar dolor.

Las mujeres embarazadas pueden abordar el dolor lumbar al final del embarazo desde seis aspectos:

1. Preste atención a la postura al dormir.

Durante la mitad o el final del embarazo, se recomienda dormir del lado izquierdo para reducir la presión uterina y aliviar la extensión de las venas varicosas de las extremidades inferiores.

Antes de acostarte a dormir, dobla las piernas hacia arriba y gira suavemente la pelvis para encontrar la posición más cómoda. Al levantarse, no se siente repentinamente desde una posición plana; es mejor rodar hacia un lado y apoyarse gradualmente con las manos.

2. Minimizar el tiempo de reposo.

Trate de no caminar distancias excesivamente largas de una sola vez. Las mujeres embarazadas que suelen usar tacones altos deben tener cuidado, ya que el centro de gravedad inclinado hacia adelante durante el embarazo dificulta el mantenimiento del equilibrio. Los tacones altos pueden aumentar la carga sobre los músculos de la espalda baja. Opte por zapatos planos cómodos para caminar durante el embarazo.

Además, mientras estás de pie, separa ligeramente los pies para trasladar algo de peso de la zona lumbar a los muslos y el abdomen.

3. Transición gradual entre estar de pie y sentado.

Al pasar de estar de pie a sentado, o viceversa, evite la fuerza repentina. Al sentarse, elija una silla con respaldo. Si la posición del respaldo no es la ideal, coloque una almohada pequeña en la parte baja de la espalda como apoyo. Trate de no permanecer sentado por períodos prolongados; cada hora, levántese y camine un poco para aliviar la tensión de los músculos de la espalda baja.

4. Participar en actividades domésticas ligeras.

Las mujeres embarazadas pueden realizar tareas domésticas ligeras como barrer. Sin embargo, evite levantar objetos pesados ​​o tareas que requieran lugares altos o ponerse en cuclillas, ya que pueden tensar los músculos de la espalda baja.

5. Evite que la espalda baja se enfríe.

La exposición al frío también puede causar dolor lumbar. Asegure el calor adecuado para la parte baja de la espalda. Incluso en verano, cuando utilice aire acondicionado, recuerde colocar una manta fina sobre su vientre.

6. Ingesta adecuada de nutrientes como el calcio.

Durante las etapas media y tardía del embarazo, las mujeres embarazadas necesitan complementar el calcio para satisfacer sus propias necesidades de desarrollo y las del feto. La ingesta insuficiente de calcio durante esta etapa puede provocar dolor en la espalda baja y en las piernas. Bajo la supervisión de un médico, las mujeres embarazadas deben complementar adecuadamente varios nutrientes.

Abordar el dolor lumbar al final del embarazo implica estas medidas. Incluso las mujeres embarazadas con barrigas grandes pueden encontrar alivio. Sin embargo, es mejor no llevar cargas mentales excesivas, ya que las preocupaciones excesivas pueden perturbar fácilmente el sueño.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *